CAPITAN MI BRUJULA

Cuando se es capitán de barco, es necesario elegir bien la tripulación, la ruta, los vientos y sobre todo mantener siempre el rumbo que uno estima el adecuado, el justo, el idóneo. La nave debe ser solida, la arboladura recia, los cabos bien embreados y no temer a los vientos adversos, a la mar brava, a las mareas traicioneras. A lo largo de las travesías que nos marca la vida, el libro de bitácora se llena de crónicas de viajes, cantos de sirenas, falsos faros en la lejanía, traicioneros escollos superficiales que amenazan el casco y malos marineros que se enrolan ocultos bajo apariencia engañosas.Por suerte la vida y la experiencia de un buen capitán termina por doblegar las adversidades, capear los escollos y arrojar por la borda a los farsantes aprendices de marinos. Tu eres mi brújula y mi sextante, mi faro y guía, mi timón y mi barco, que los malos vientos se lleven a aquellos que no merecen mas que el desprecio y que no conozcan jamas la dicha de ser amados. Fuerza y honor en la vida, coherencia y dignidad en los actos, firmeza y lealtad en el pensamiento y que el olvido caiga sobre los cobardes. Naveguemos juntos hacia el horizonte y que la mar y los cálidos vientos del Sur nos concedan una buena travesía hasta el final de los días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s