UNA NOCHE TONTA

¿Quién no ha tenido una vez una noche tonta? Yo creo que todo el mundo con un mínimo de interés por el señor smirnoff, el ron cubano o el whisky escocés (x supuesto tb del kalimotoxo) ha sufrido una de estas noches tan maravillosas. Son esas noches que comienzan con una charla de 4 colegas en las que todos decidís que “hoy de tranquis, que mañana tengo comida familiar” (vale cualquier excusa tipo: Mañana me levanto a estudiar, ya salimos ayer o esque hoy no va a haber nadie) y no se sabe bien como acaba a las 8 de la mañana del día siguiente con uno o dos de esos colegas (en todo grupo siempre hay el que cumple sus amenazas) en un tugurio que muchas veces ni sabías que existía hasta esa noche, con una cara de pasado que lo flipas y con un cargo de conciencia de la leche porque todos comentais: “tío, que yo en dos horas estoy arriba”, todo ello sin dejar de beber el último trago de ese cubata tan asqueroso que si lo viesen nuestros padres nos hacían ellos los litros o sin dejar de morder esa tortilla de patata, la cual tiene su gracia, xq siempre está buena que no? ¿Alguna vez habeis le habeis sacado algún pero a esa tortilla de las 8 de la mañana? 

¿Cómo se llega a este punto? Pues es un tema curioso en el que sólo se necesita un colega easy going (esos que se apuntan a todo, le da iwal irse a emborracharse que ir a un concierto de música clásica), ciertas ganas y normalmente, bastante pasta (estas noches no se sabe muy bien x q suelen acabar marcadas en el calendario como “el día que dilapidé mi sueldo” y xq no me dejaron pagar con tarjeta…) aunque esto último no está comprobado, con 3 euros también se hacen maravillas. 

La crónica de una noche de estas suele ser: 

Tu llegas al bar de siempre donde los 3 o 4 amigos os mirais con cara de pereza y os poneis al día d ela noche anterior, la vida en general, que si esta pasa de mi culo, que si yo con la otra genial, el curro… acompañados por unas cervecitas. El bar se va llenando (o bueno, esto es un dato que en realidad a tí y al easy going os da iwal, os meteis en ambiente aunque esteis solos en el bar)… Es entonces cuando al llevar dos o tres uno de tus amigos dice “bueno, yo me voy a casa que mañana madrugo” y entonces llega ese momento fatídico en el que sabes que todo va a cambiar… tu y el easy going os mirais y “venga, vamos a tomar otra más no?” y ya sabes que nada va a ser lo mismo, toda va a cambiar, de hecho hay gente con experiencia cuyo comentario es “que noche más tonta va a ser…” 

Al amiguete siempre se le despide con un “una y xa casa eh?” y al llegar a la barra tu amigo el easy going te hace la segunda gran sugerencia de la noche “ya toca un copazo no?”, y tu, animado por las 3 cervezas, el no quedar mal con el colega y las 3 pavas que acaban de entrar en el bar (a las cuales no vas a dirigir la palabra hasta bien entrada la noche siempre que ellas aguanten y les salga de las narices hacerte caso) pues te creces y te pides tu Jack Daniels. 

De ahí a las 8 de la mañana ya todo es impredecible. Muchas veces, tu noche tonta parece terminar cuando cierran el bar, dejándote con cara de idiota porqué ya que te habías animado que te dejen a medias pues no nos gusta a nadie. Ante esto, es entonces cuando entra en acción el tugurio… Ese bar aparecido de la nada al que solo entrarás esa noche (el resto de veces que vayas ya “No serán lo mismo”), en el que lso cubatas entrarán solos y en el que las horas pasan volando … Y tan volando…que yo “en una hora entro a currar”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s